Los problemas del DropShipping

 

Durante los últimos meses he estado leyendo varias entradas relacionadas con el "DropShipping" en el que se alaba las virtudes de no tener stock, de tener miles de productos disponibles a tu alcance, de un sinfín innumerable de ventajas.

Interesado por este tipo de negocio, hace unos meses empecé a realizar pedidos de pequeños productos, principalmente para uso propio, aunque algunos amigos han servido de "clientes".

Más allá de la calidad de los productos, lo cual no es objeto de esta entrada, están los temas relacionados con el envío, los impuestos y obligaciones fiscales y como no, el tema de las posibles garantías a las que podemos recurrir en caso de que el producto falle.

En primer lugar, el envío del pedido se realiza en muchas ocasiones por correo, aunque también existe la posibilidad de realizar el envío a través de agencia de transporte. En todos los casos, los plazos indicados, sólo indican el tiempo que tarda la agencia de transportes en entregar la mercancía. En practicamente ningún caso se indica que normalmente transcurren de 7 a 10 días antes de realizar el envío, con lo cual la entrega real en muchos casos se demora hasta 3 veces más de lo que parecía indicar.

En TODOS los casos el envío de la mercancía se realiza indicando un valor irrisorio y como "Muestras comerciales", así pues se evita el tramite de aduanas, lo que permite no sólo saltarse el IVA, sino que también estamos evitando los aranceles aduaneros. En total, estamos hablando que en el caso de productos electrónicos, los más demanadados en este tipo de servicios, podrían aumentar 30% el valor final del pedido.

Y por último, el tema de las garantías. Estamos comprando un producto a China (Lo cual no acaban de dejar claro la mayoría de las páginas que se dedican al dropshipping), con lo cual, si tenemos suerte y es una empresa contamos con 1 año de garantía, no los dos a los que obliga la legislación europea. Además, puesto que hemos recibido la mercancía desde china, nos obligan a enviar la mercancía defectuosa a China.Tenemos que pagar nosotros mismos (cliente / usuario final) el envío del producto defectuoso, aunque lo hayamos recibido sin funcionar. Esto hace que tengamos que pagar un mínimo de unos 20 Euros, aunque sea por enviar una simple memoria usb que vale 3, con lo cual obviamente desistamos.

De la decena de pedidos que he realizado, salvo 1, el resto han sido por correos. Un par se perdieron y una vez reclamados, los recibí después de más de 40 días desde el pedido inicial). También recibí un micrófono "espía" que lo único que hacía era generar un montón de ruido. Un adaptador usb para el mechero del coche que después de quemarme un par de fusibles, acabó en la basura y del resto no tengo queja. Eso sí, una batería para mi HTC y un adaptador de corriente USB para "IPhone" eran unas simples imitaciones. La venta de esos productos FALSIFICADOS claramente constituye otro delito.

Respecto al pedido que solicité mediante agencia de transportes, este fue a nombre de mi empresa, aunque solicité que lo entregaran directamente en mi domicilio. Este pedido tenia un importe cercano a los 300 Eur. Los chinos mandaron toda la documentación mal, indicando sólo el 50% del importe y ha venido a mi nombre. Tras hablar con DHL tengo que mandar nosecuantos papeles, hacer una declaración, enviar la factura original... y una bonita multa de 150 Eur de la Agencia Tributaria por tratar de "colarla".